Datos del Autor

Mi foto

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

7/5/17

Los represores santafesinos que podrían ser beneficiados por el 2x1 de la Corte



"Setenta hematomas en distintas partes del cuerpo, siete costillas fracturadas, rotura de vejiga e intestinos, ano contranatural por seis meses", puede leerse en la historia clínica de Adán Noé Campagnolo, intendente de Santa Fe hasta el 24 de marzo de 1976. El día del golpe fue secuestrado. Tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo José Salomón, condenado como el ejecutor de esas torturas, es uno de los represores que puede acogerse al beneficio del 2x1. Otros cinco condenados en la ciudad por crímenes de lesa humanidad están en la misma situación. Entre ellos, Carlos Nickisch, condenado por torturar y violar a las hermanas Luisa y Griselda Pratto.

Por Nicolás Lovaisa

En las primeras horas del 24 de marzo de 1976, golpearon la puerta de Adán Noé Campagnolo. No era habitual que lo buscaran pasada la medianoche, pero como intendente de la ciudad de Santa Fe estaba acostumbrado a recibir pedidos a toda hora. Abrió con desconfianza, sin imaginar que su vida cambiaría para siempre: un grupo de militares le exigieron que se subiera a un auto para trasladarlo a la municipalidad mientras le informaban que “el ejército tomó el país”. Entró al despacho del intendente que, hasta un par de horas atrás, había ocupado. Estaba colmado de uniformados que le extendieron un acta. Aún descolocado por la situación, le dijo a uno; “Yo no firmo nada, no tengo noción de lo que está pasando”. La respuesta lo sorprendió: “Se puede retirar”. Pero cuando puso un pie fuera del recinto le pegaron un culatazo en la cabeza que lo hizo comprender la realidad. 

Volvió a su casa. Lo fueron a visitar representantes de distintas organizaciones vecinales y referentes barriales, preocupados. Ni siquiera pensó en irse de su casa. Ya había entregado el mando. ¿Qué otra cosa iban  querer de él? Pero cuando empezaba a caer la tarde un operativo militar irrumpió en su hogar. “Sólo faltaron los tanques de guerra”, recordó en una entrevista con el programa Entre Líneas, emitida el 24 de marzo de 1996, que formó parte de la causa. “Me tirotearon toda la casa y me llevaron. En el auto había un teniente jovencito muy nervioso. Me dijo que me conocía y que yo iba a estar bien”, relató.



Campagnolo, en una entrevista con Guillermo Tepper, en 1996.

Lo llevaron a la Guardia de Infantería Reforzada. Más tarde, encapuchado, a otro lugar cuya ubicación se desconoce. Fue torturado brutalmente: según empleados policiales “le habían roto el ano con un bastón de goma y luego colocado una manguera conectada a una garrafa, abriéndole el gas, luego la cerraron y le pusieron la picana eléctrica, de forma tal que explotó el gas lastimándole los intestinos y Ia vejiga”. Su historia clínica es elocuente: "Setenta hematomas en distintas partes del cuerpo, siete costillas fracturadas, rotura de vejiga e intestinos, ano contranatural por seis meses".

Como su detención había sido “legal”, le permitieron a su yerno que lo visitara y le llevara comida. Campagnolo le dio su saco y su pantalón ensangrentados como prueba de las torturas que había soportado. El caso tomó relevancia pública y el 7 de abril el gobierno militar informó a través de las páginas de El Litoral sobre su estado de salud, que había “experimentado un deterioro” por el cual se decidió internarlo en el Hospital Cullen.

En ese comunicado justificaban las detenciones de “ex funcionarios, legisladores y dirigentes políticos y gremiales en averiguación de antecedentes y conexiones respecto de su actuación en distintos actos”. El último párrafo del comunicado es una muestra más del cinismo de aquel Estado genocida: “Las autoridades de esta intervención militar impartieron desde un primer momento precisas instrucciones respecto del trato correcto, alojamiento y alimentación adecuadas y atención médica permanente que se les debe dispensar a los detenidos".

Salomón, quien fue Oficial Auxiliar de la Guardia de Infantería Reforzada entre 1969 y 1983, fue condenado en octubre de 2014 a 16 años de prisión. Un ex policía afirmó en el juicio que Salomón fue quien ejecutó las torturas contra Campagnolo. Ahora, gracias al fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, que contó con los votos positivos de Horacio Rosatti, Carlos Rosenkrantz y Elena Highton de Nolasco, Salomón puede pedir acogerse al beneficio del 2x1, según se desprende de un informe de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, publicado por el portal Nuestras Voces.

Jorge Diab y Ricardo Salomón, siguiendo el juicio donde fueron condenados, desde otra sala. (Foto: Manuel Testi).

No es el único represor que actuó en Santa Fe e integra ese listado. También podrían solicitar el beneficio del 2x1 Eduardo "Curro" Ramos, Juan Calixto Perizzotti y María Eva Aebi. Ramos y Perizzotti deben cumplir perpetua, tras ser condenados en distintas causas por su actuación durante la dictadura en la capital provincial, mientras que Aebi fue condenada a 24 años.

Aebi, Víctor Brusa, Ramos y Perizzotti, en uno de los juicios en los que fueron condenados. (Foto: Manuel Testi).

A ellos se suma Carlos Armando Nickisch, condenado a 18 años de cárcel por "privación ilegal de la libertad agravada, amenazas, tormentos agravados, violación y vejaciones" en jurisdicción de la III Brigada Aérea de Reconquista. Esa sentencia fue la tercera que consideró la violación como crimen de lesa humanidad.

Carlos Nickish, condenado por crímenes de lesa humanidad cometidos en Reconquista (Foto: Asociación Norte Amplio).


"La violencia sexual fue el medio que utilizaron los represores para torcer la voluntad" de las hermanas Luisa y Griselda Pratto, consideró el fiscal. 

En una nota publicada en Rosario 12, el periodista Juan Carlos Tizziani explicó que "a familia ya había sido secuestrada: el compañero de Luisa, Rubén Maulín, su suegra y tres hermanos". "Luisa quedó a cargo de sus chiquitos -el mayor de dos años y medio y una beba de un año﷓, más el embarazo de siete meses. Griselda había ido a Reconquista para ayudarla", agregó.

"Los relatos de Luisa y Griselda Pratto demuestran la inescindible relación entre las violaciones, las torturas y el objetivo perseguido, que era la anulación de la personalidad, la obtención de una declaración autoincriminatoria o datos sobre el paradero de otras personas que habían etiquetado como 'subversivos'", insistió el fiscal durante su alegato.






Los nombres de los represores en el listado de posibles beneficiarios del 2x1 que elaboró la Procuraduría.

SHARE

Nicolás Lovaisa

Autor del libro "Tiempo recuperado", sobre las relaciones entre la dictadura y el fútbol en Santa Fe. Hago radio en La Red y Nacional Santa Fe. Escribo para Infojus Noticias.

  • Image
  • Image
  • Image
    Blogger Comment
    Facebook Comment